Quinta sala del museo

La quinta sala está dedicada a la minería, desde la Prehistoria hasta la actualidad. Se analizan los cinco materiales más importantes que se explotaron: pizarra, oro, hierro, caliza y antimonita (Fig. 7), aunque hay más materiales como galena, wolframio, cuarcita, plata e incluso mercurio, que también fueron explotados, o de los que hay indicios en la comarca de Quiroga, sin duda una de las zonas mineras por excelencia de Galicia.

Túnel de Montefurado

Debido a los posibles desprendimientos, no es aconsejable acercarse a sus bocas. Puede observarse desde el área de descanso situada en su boca NE, en la que el Ayuntamiento de Quiroga ha colocado paneles informativos y un monolito conmemorativo de la construcción del túnel. El pasadizo original, excavado en esquistos y pizarras oscuras del Silúrico, tenía 110 metros de largo pero los hundimientos han reducido su longitud a unos 62. Tiene 17 metros de alto y 19 de ancho. Desde el área de descanso se ve también el meandro desecado, objeto de la explotación romana.

Explotación aurífera de Montefurado

Se observa desde el mismo pueblo de Montefurado, con casas excavadas en el depósito del Mioceno, y desde el cual puede verse el paisaje minero tipo médulas que ha dejado la explotación del depósito en el que se asienta.

Mirador de Anguieiros

Para llegar se sigue la carretera hacia la presa de Iberdrola, desviándose hacia el pueblo de Os Anguieiros. Desde él se domina la boca occidental del túnel, el meandro objeto de explotación romana así como el poblado de Montefurado y su paisaje de médulas.

Bocamina de galería

Se encuentra a media ladera, justo por encima del acceso al área de descanso, unos 50 metros al NO de la boca oriental del túnel principal. En su interior hay unos escalones labrados en la roca y se curva poniéndose casi vertical, con agua estancada en el fondo. Puede tratarse de una labor romana auxiliar del túnel, que llegaba al nivel del río.

Túnel menor

Tiene 120 metros de longitud y una sección de 2,5 de ancho por 3,5 de alto, discurriendo paralelo al principal algo más al sur y a una cota unos metros más alta. Según Domergue, (1987) esta galería no es romana y se habría construido recientemente. Puede que date de los años 20 del s XX, en relación con nuevas exploraciones auríferas, o de los años 30 para reparación del daño causado por las inundaciones de 1934.

MINA DA ESCRITA

Mina de unas 7 hectáreas de superficie en la que se utilizaba el método de peines o arados para su explotación. Se construían canales que abastecían de agua un estanque en la zona alta de la mina. Posteriormente se excavaban zanjas paralelas a favor de la pendiente y se lanzaba el agua de los estanques por ellas para que erosionase el terreno. En la zona baja de la explotación se recogía el agua con los sedimentos y se extraía el oro. El valle que vemos frente a nosotros es totalmente artificial, consecuencia de la explotación minera.

ÁREA MINERA DE MARGARIDE

Esta mina es un claro ejemplo de explotación por el método denominado "ruina montium". Podemos ver galerías en el inferior del cortado, con ellas se minaba el talud y con ayuda de grandes cantidades de agua, traída por canales desde los arroyos de la zona, se desmoronaba el talud lavando posteriormente el material extraído para sacar el oro. Como en muchas otras minas de la comarca el material explotado son las arcillas, arenas y cantos cementados por carbonatos, de un característico color rojo. Toda la localidad de Margaride se encuentra en la depresión generada por la mina romana.

Subscribe to Quiroga